cfd criptomonedas

Qué son los CFD de las criptomonedas

Los “traders” profesionales utilizarán los CFD de criptomonedas para sus operaciones, mientras los “holders”, pueden bloquear sus fichas para obtener rendimientos.
Tiempo de Lectura: 3 Min.

Un CFD es un Contrato por Diferencia (Contracts for Difference), que se aplica a las criptomonedas para la especulación con el precio de estas. Es un instrumento financiero que también se le puede decir derivado y se basa en la diferencia en el precio de entrada y de salida. En el caso del mercado de criptografía utiliza las criptomonedas como activos subyacentes. Esto quiere decir que es una forma de papel, por decirlo así, que refleja el valor de un activo.

Estos instrumentos están siendo muy utilizados en los mercados de criptografía, los CFD de criptomonedas se están empleando en bolsas en línea. Resultan en una forma distinta y flexible para exponerse al precio del token de preferencia del usuario. En los intercambios centralizados, se están usando contratos de futuros, ya sean perpetuos o con lapsos de vencimientos.

cfd criptomonedas
En el comercio de criptomonedas también se emplean los CFD, que son herramientas para especuladores. / Ilustración: @nickole

El objetivo de los CFD de criptomonedas

Estos instrumentos son los que utilizan los “traders”, quienes no acumulan los tokens de una criptografía. El usuario debe saber que cuando emplea un CFD de criptomonedas, no está adquiriendo el activo para tenerlo o enviarlo a una billetera. Esto solamente lo puede hacer en el mercado al contado o “spot”. Un comerciante de criptografía, por lo general compra los tokens y los envía a sus billeteras para mantener o “holdear”, espera nuevos precios altos y la vende.

El ”trader” no llega a poseer en ningún momento las criptomonedas, esto debe tenerlo claro el comerciante que se inicia. A través de un “bróker” o una bolsa en línea, puede mantener activos, por lo general de monedas estables. Con esos activos puede decidir si expone su capital a las variaciones del mercado. Pero, así como el comerciante no llega a poseer las monedas si compra, también podrá vender, sin tenerlas.

En otras palabras, el intermediario o casa de intercambio, presta el activo a los usuarios de su plataforma. Estos deciden qué hacer, si vender o comprar, mejor dicho, exponerse a las cotizaciones en posiciones cortas o largas. A través del CFD de criptomonedas, el “trader” especula el movimiento del precio, sobre la base de su experiencia. Si acierta, obtendrá ganancia, de la diferencia de precios cuando abrió el contrato y cuando lo cierre. El saldo obtenido se suma a su cuenta. Si se equivoca, entonces capitaliza pérdidas.

Una visión de traders y holders

Una posición corta, es una apuesta de que el precio del activo bajará. Mientras la posición larga, es todo lo contrario. La desventaja de esto, es que el “trader” no poseerá tokens de la criptomoneda con la que especula. La ventaja es que, independientemente de que el precio suba o baje, el especulador puede asumir cualquiera de las dos direcciones. El comerciante podrá ganar, incluso si el activo baja de precios, y su posición es en corto, si tiene monedas como “holder”, de esta forma le da cobertura a su posición física. El “holder” solamente gana, cuando el precio sube, vende monedas y espera caídas de precios para volver a entrar. Mientras el precio del activo baja, quienes comercian con los CFD de criptomonedas, tienen la oportunidad de obtener rendimientos.

Una ventaja que tienen los “holders” frente a los “traders”, es que los primeros pueden obtener rendimientos con “stake”. El “holder” dispone de monedas que podrá bloquear en nodos, en pares de liquidez u otras soluciones DeFi. Esto le proporcionará rendimiento y ganancias fijas, denominada en la moneda que bloquee. Es un asunto de saber escoger un desarrollo para apoyar y sumarse.

El apalancamiento

En este tipo de comercio se usa el apalancamiento, que no es otra cosa que una especie de préstamo que hace el “bróker”. El inversor puede multiplicar tantas veces crea, la cantidad de su dinero disponible. Por lo general los intercambios permiten hasta 10 veces o 10X. Usar el apalancamiento tiene sus consecuencias, si la operación resulta favorable, el usuario podría obtener ganancias de su capital, y las del préstamo. Si sale mal, su capital será la garantía de pago, por lo que podría tener enormes pérdidas.

Comparte esta info

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en print
Compartir en email

NO DEJES DE LEER